Es el Ángel que se encarga de las llaves. Es también Serafín y Querubín. Representa el "Ángel del Arrepentimiento". Está representando todos los escarmientos que se deberán padecer de acuerdo a los errores que se hayan cometido. Esta augurando una serie de apuros que se tendrán soportar y superar para poder seguir adelante.

 

La llama divina. Recibirás la posibilidad de arrepentirte de todos los errores cometidos en el pasado para comenzar una nueva vida. Descubre la voz interna abriéndote a la luz que habita en tu interior y date la oportunidad de leer tus sueños. Acércate a Dios y recibe sus bondades para comenzar a superarte.