El tarot del amor: Dos rituales que no te puedes perder



El tarot del amor posee diversos rituales, y la mayoría utiliza como base principal u objetivo final al amor propio. Y es que dependiendo de a quién le preguntes, estos pueden tener diferentes interpretaciones. La definición más correcta es la que lo describe como una práctica que une pequeños detalles o cosas que hacemos para mantener, alimentar, o reforzar nuestra salud mental y física. Todo con el objetivo de reconectarnos con nuestros más grandes sueños, metas y anhelos.

Ahora bien, el tarot del amor es muy preciso y por eso cada práctica o ritual debe ser llevada a cabo de manera adecuada. Todo esto para lograr que el consultante se sienta restaurado, y para determinar que toda esa energía sea dirigida de manera positiva.

El tarot del amor: tus rituales paso a paso.

Sabemos que quieres conocer todos los rituales que se llevan a cabo en el tarot del amor. Por esa razón, te comentamos sobre dos de ellos que puedes empezar a poner en práctica para recuperar tu motivación, confianza y sensualidad.


Ritual para recuperar tu creatividad

Si alguna vez te sientes bloqueada, o con poca confianza para expresarte entonces este ritual es para ti. Lo primero que debes saber es que se realiza en luna nueva, y debes prepararte porque este ritual dura cinco días.


Al final de cada noche con luna nueva, deberás sacar una carta en el tarot del amor. Observa su significado y anota en un diario en blanco, lo que sientes cuando la ves, cualquier idea o pensamiento que te provoque. Nada es irrelevante. En la quinta noche, coloca en un pequeño altar o tu escritorio las cinco cartas que elegiste.


Luego enciende una vela blanca y repite el siguiente lema: “Soy creativa. Soy fructífera. He plantado un jardín de ideas que florecerán”. Verás que la creatividad y la confianza vendrá a ti al instante.


Ritual para fortalecer tu confianza

Puede que a veces tu autoestima se haya visto lastimada, y por eso en el tarot del amor, este ritual es tan importante. Ya que te ayudará a recuperar esa chispa que crees pérdida.


Tan solo tendrás que elegir 7 velas (una por cada día del ritual) de colores distintos. Cada una corresponderá a una parte de tu personalidad que ames o que te guste de ti. Al final o comienzo de cada día, enciende una vela y visualiza su significado. Piensa en esa cualidad e imagina que tu cuerpo es aquel que emana la luz. Luego, deja la vela encendida todo el tiempo que puedas, y guarda el residuo de este todos los días.


Al final te quedará una vela pequeña de diversos colores que deberás llevar cerca de ti siempre. ¿Lo pondrás en práctica?